2009/09/29

Tsunamis




Tsunamis

Las Tsunamis son olas que tienen lugar cuando el suelo oceánico sufre una sacudida a causa de un terremoto, erupción volcánica o corrimiento de tierra. Las tsunamis, que inicialmente pueden tener menos de un metro de altura, pueden atravesar el océano a velocidades similares a las de un avión a reacción (800 km por hora) y crecer hasta los 20 ó 30 metros de altura mientras llegan a aguas poco profundas, normalmente frente una masa de tierra. Una tsunami incluso puede permanecer bajo el agua durante cientos de kilómetros hasta que la poca profundidad actúa como un tipo de freno, forzando a la ola a parar y levantarse en un muro de agua que es capaz de seguir durante 1 km tierra adentro.
En 1896, los pescadores locales regresaban al puerto en la costa este de Japón cuando descubrieron que una tsunami que había pasado por debajo de sus barcos sin que lo notasen, había devastado sus hogares.
En 1992, San Juan del Sur en Nicaragua fue destruido por una tsunami. Minutos antes de llegar, la gente se congregó junto al borde del mar y vió que toda el agua estaba siendo succionada del puerto por la ola gigantesca que poco después llegó, siendo ya demasiado tarde para que pudiese llevarse a cabo una evacuación. Los tsunamis tienen sobre todo lugar en el Océano Pacífico.





Septiembre 2009 ( el Tsunami que afectó a la Isla de Samoa)
 http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1180338&pid=7425523&toi=6256

PLACAS TECTÓNICAS

¿ QUÉ SON LAS PLACAS TECTÓNICAS ?

La tectónica de placas, es el estudio de la corteza terrestre y de los movimientos de su litósfera (placas).
Como consecuencia de los movimientos del manto, la litosfera se reorganiza gradualmente sobre su superficie. Está fragmentada en trozos (placas) y se mueve a velocidades que varían entre 1 cm y 20 cm al año. (La corteza terrestre está compuesta por unas 12 grandes placas y unas cuantas más pequeñas.) Existen tres tipos de límites de placa: constructivo, destructivo y conservador.
Los bordes de placa constructivos se hallan donde estas placas se separan entre sí (en las dorsales oceánicas o grietas continentales). Estas áreas se llaman a veces límites divergentes donde se forma la corteza oceánica.
Los bordes de placa destructivos se dan cuando las placas colisionan entre sí y una de ellas se eleva por encima de la otra, forzándola a descender hacia el manto. Estas áreas a veces son llamadas límites convergentes.
Los bordes de placa conservadores se hallan donde las placas se deslizan una sobre otra sin construcción o destrucción de la corteza. Estas áreas se llaman a veces límites de transformación.





BORDES DE PLACA CONSTRUCTIVOS:
En los bordes constructivos (como el Océano Atlántico), donde las placas se separan una de otra, se forma una nueva corteza cuando la roca fundida del manto se eleva para llenar las grietas entre ambas placas, endureciéndose a medida que se enfría. Y se forman sobre el suelo marino largas cadenas montañosas de hasta 3.000 km de longitud. Este proceso es conocido como extensión del suelo oceánico. Las masas de tierra que estaban sobre estas placas se han separado gradualmente. A medida que el Océano Atlántico se ha hecho más ancho, lo mismo ha ocurrido con los continentes de Sudamérica y África, una sola masa de tierra hace 100 millones de años, que se separó y que lo sigue haciendo a un ritmo anual de 10 mm - 50 mm. Esta proporción es incluso más rápida en el Pacífico Este... hasta 90 mm al año. Esto es conocido como deriva continental.
Las cadenas montañosas creadas en los bordes de placa constructivos alcanzan en algunos lugares 4.000 km de anchura, formando una cadena de más de 60.000 km alrededor del globo. Este es el sistema volcánico más importante del planeta. Prácticamente, casi todo el suelo oceánico (dos tercios de la superficie terrestre) está formado por rocas volcánicas basálticas que han surgido de erupciones volcánicas en las cadenas montañosas oceánicas, o dorsales oceánicas, en los últimos 200 millones de años. Sólo dos de estas cadenas han tenido lugar en tierra: Islandia y la Depresión Afar en el este de África.



BORDES DE PLACA DESTRUCTIVOS

En los bordes destructivos, una placa se desliza por debajo de otra formando la llamada zona de subducción. Los volcanes de subducción son mucho más explosivos y peligrosos que las suaves cadenas volcánicas oceánicas. Ello se debe a la presencia de agua y a la acumulación de gases que se disuelven en el espeso y viscoso magma asociado a la subducción. Si la subducción ocurre en una zona oceánica, entonces se forman arcos, islas y fosas como ocurre en los bordes del Océano Pacífico. En una placa continental, surgirá una cadena montañosa en el borde de la placa predominante, como en los Andes, donde la Placa de Nazca está situada por debajo de la Placa Sudamericana. Aquí tienen lugar frecuentes erupciones volcánicas y terremotos. En otros lugares, donde colisionan dos placas continentales, sedimentos de roca blanda se pliegan y presionan hacia arriba para formar montañas de pliegue como las Rockies, los Andes y los Alpes. El ejemplo más reciente ocurrió hace 65 millones de años, en el período Terciario, cuando se formaron los Himalayas. La Placa India se movió hacia el norte, colisionando con la Placa Eurasiática, que solía estar separada por el Océano Tetis.
A medida que la placa descendiente se hunde en el manto, provoca terremotos a lo largo del borde superior de la placa. Esta zona recibe el nombre de Benioff. La placa descendente se funde a medida que alcanza el magma líquido y se mezcla con el mismo, produciendo un nuevo tipo de magma que tiene una densidad inferior. El nuevo magma puede, entonces, ascender a través de las grietas en la corteza superior, provocando actividad volcánica. Estos volcanes pueden formar arcos de islas, como los asociados con la Fosa de Trench en el sur del Pacífico. Algunas de las fosas más profundas (y terremotos más profundos) en los suelos oceánicos del planeta están formadas en zonas de subducción.
Ejemplo : Las Islas del Japón





BORDES DE PLACA CONSERVADORES

En algunas zonas de colisión, tales como la costa oeste de Norteamérica, no tiene lugar subducción o depósitos de corteza. Las placas se deslizan una sobre otra sobre bordes conservadores (o de transformación), provocando grietas con forma de telaraña en la corteza y causando terremotos.
Ejemplo: La Falla de San Andrés